FANDOM


Episodio 4: Contra el Gobierno
Temporada 1, Episodio 4
{{{imagen}}}
Información
Estrenado 29 de mayo del 2018
Historia Diamond Girl
Afrilina
JunkyMD

AppleShiny!~

Episodios
Anterior
"La Sombra"
Siguiente
"Giro de Tuerca"
Contra el Gobierno (政府に対する, Seifu ni Taisuru en japones) es el cuarto episodio de la primera temporada de la serie.

SinopsisEditar

Nuestros protagonistas continúan buscando a las amigas de Tsuki, para rescatarlas. Pero antes de conseguirlo, deberán enfrentarse contra Akarui Haku.

TranscripcionEditar

(El episodio comienza con la sala donde en el episodio anterior se encontraban las chicas, en donde la joven de pelo naranja la cual había sido elegida anteriormente por Akarui se encontraba tirada en el suelo magullada. A su lado su hermana, la cual intentaba aguantar sus lágrimas de alguna forma, se la veía asustada y totalmente preocupada por su hermana. De las diez chicas que había en un principio, tan sólo quedaban la mitad, incluyendo a las dos hermanas Kaon.)

Isabella: (Con la voz temblorosa.) N-no te preocupes Chris… Yo aguanto cualquier cosa… E-estoy bien, ¿ves? (En ese momento, le entran náuseas y vomita en el suelo y tose sangre. Se gira hacia Crystal y le lanza una pequeña sonrisa, claramente forzada.)

(Crystal estaba en ese momento observando a Isabella, y cada vez se le está poniendo la cara más roja de intentar contenerse las lágrimas.)

Sara: (Hacía poco rato que había recuperado la conciencia y está intentando desatarse, observando a Crystal.) Deja de intentar no llorar para parecer madura, si estás asustada o triste o lo que sea, llora, ya sabemos lo debilucha que eres. De verdad, este tipo de personas me revientan.

Crystal: ¡Ah, cállate de una vez! Estoy harta de esto, llevamos ya dos días aquí encerradas sólo para esperar a que nos maten como a las demás. ¿Te crees que no quiero llorar por parecer madura? ¡No, no es así! ¡Es que simplemente no puedo, no puedo! Tengo miedo, frío y ese hombre me da asco, pero no puedo llorar, ¡y eso me fastidia aún más!

Sara: (De nuevo desvió la mirada, la joven de cabellos rubios la había callado con sus palabras.) Agh, cómo quieras.

Isabella: Ara… Chris-chan se ha convertido en toda una chica fuerte… (Esta vez, la sonrisa mostrada por la chica era más sincera.) Estoy muy orgullosa de ti.

Crystal: (Mira fijamente a la cara a su hermana, con la cara totalmente roja.) Yo no estaría tan orgullosa de mi si me viese en estas condiciones… No soy fuerte. Estoy muerta de miedo.

Sara: (Desvía la mirada.) Yo no tengo tanto miedo como vosotras. Siento asco. Rabia. Impotencia. Odio. Pero me niego a sentir miedo por ese imbécil. (Las mira a las dos.) Dejad de ser tan débiles.

Kayo: No son débiles, Harukumo-san… (La joven de cabellos rosas, que encadenada a la pared por fin ha despertado, mira al suelo con total indiferencia mientras dirige sus palabras a la contraria.) Puede que seas tú la más débil por decírselo.

Sara: Tsk… (Se muerde el labio inferior con rabia y desvía la mirada hacia el suelo.) Lo que tú digas. No me importa tu opinión.

Kayo: Ahora mismo lo último que necesitamos son peleas. (Parece ignorar las palabras de Sara.) Así que dinos, ¿qué piensas hacer con tu carácter de amargada hasta que te maten?

Sara: No pienso cambiarlo. Me da igual. Gracias a mi “carácter de amargada”, la vida no me ha dado tantos palos, ¿sabes?

Crystal: (No puede aguantarse más.) ¡¿PODÉIS PARAR DE UNA PUTA VEZ?! VAMOS A MORIR, JODER. (Por fin, le salen las lágrimas, pero son de rabia más que de tristeza.) DEJA TU PUTA FACHADA DE CHICA DURA O NO SE QUÉ MIERDAS, PORQUE AQUÍ NO VA A FUNCIONAR.

Isabella: Chris… tranquila… gritar no es la solución.

Anastasia: Ugh… (Quien ha estado distraída durante el resto de la conversación, separa los labios por unos segundos, sólo para hablar con una voz suave.) No hay solución a esto, vamos a morir.

[OPENING]

(La escena muestra una sala oscura llena de deshechos tales como huesos, tela… En esa pequeña sala, se encuentran Lucas, Saori, Karen, Yuna y Ayaka; tirados en el suelo y magullados. Karen estaba desmayada, pero en ese momento se despierta y ve a Yuna observando muy preocupada su rodilla.)

Karen: (Un poco adormilada y dolida.) ¿Eh? ¿Chicos? ¿Yuna? ¿Dónde estamos? ¿Qué ha pasado?

Yuna: ¡Karen-sama! ¡S-su rodilla! ¡Tengo que comprobar cómo está! ¡Y tiene bastantes quemaduras!

Karen: Yuna, deja eso, no te preocupes. (Se levanta, y comprueba que está pisando huesos humanos.) ¡Ah! ¿Qué ha pasado aquí?

Saori: ¿Recuerdas que en la sala llena de cadáveres se abría el suelo y caísteis? Bueno, afortunadamente caísteis por un lugar donde no llegaba el fuego y bueno… os acompañamos. Ahora no hay más fuego y el suelo se ha vuelto a cerrar...

Lucas: Sí, pero ahora ¿cómo salimos? Hay una puerta, pero está bloqueada.

Ayaka: Tengo miedo… y me he hecho pupa… (Solloza un poco y abraza a Wakinoshita.)

Karen: Ya veo… Pero, ¿habéis intentado derribarla?

Lucas: Eh… bueno…

Saori: ...no. No hemos pensado en eso…

Karen: Entonces… deberíamos probar a derribarla con nuestros poderes. Los mios no sirven mucho para esta labor pero, ¿alguien quier-?

(Justo antes de que terminara su frase, escuchan cómo alguien intenta abrir la puerta, y se quedan en silencio.)

Yuna: (Susurrando.) ¡Rápido, escondámonos!

(Todos intentan ocultarse como pueden entre los huesos, con un poco de asco. Sin embargo, a Ayaka no le da mucho tiempo para reaccionar y al levantarse rápidamente vuelve a tropezarse con uno de los huesos y cae junto con Wakinoshita. Se observa su cara asustada mientras se ve cómo la puerta se abre delante suya. Entonces, la expresión de miedo de Ayaka cambia a sorpresa y alegría, para mostrar que quienes entran son Sanae y Noriko, esta última con un pequeño cuarzo afilado en su mano.)

Ayaka: ¡Noriko! (Se abalanza hacia su hermana para abrazarla.)

Noriko: ¡Aki! (Abraza a Ayaka con ternura.) ¿Estás bien? ¡Me había preocupado por ti!

(Justo al escuchar la voz de Noriko, el resto de chicos que habían logrado esconderse asoman sus cabezas para luego levantarse y quitarse toda la ceniza y los huesos de encima.)

Lucas: Joder, pensaba que erais guardias que iban a recoger los huesos o algo…

Noriko: Esa era la idea. Para no marcar huellas de que ha venido un intruso… Al menos no tan evidentes.

Lucas: Qué repelente.

Noriko: (Suspira.) Anda, cállate ya. Bueno, salgamos de aquí antes de que algún guardia nos pille.

Sanae: Además, estamos en los sótanos de la mansión… Para bajar hemos tenido que neutralizar a dos guardias que vigilaban la puerta que daba a las escaleras. ¡Puede que aquí tengan a las chicas! ¡Vamos!

(Los chicos salen de la sala y la escena cambia a Josh, Nicole y Tsuki intentando entrar en una habitación mientras Nicole vigila por si viene algún guardia.)

Josh: (Mientras empuja la puerta con cierta fuerza, mira a Tsuki con desconfianza.) Y… ¿Tú que se supone que eres?

Tsuki: Uh… ¿De veras tienes que ser tan rudo? (Después de suspirar levemente, la pequeña sombra se coloca a su lado.) Sabes que puedo entrar por debajo de la puerta y abriros, ¿no?

Josh: A-ah, si… ¡C-claro que lo sabía! (Intenta reír levemente, cubriendo su pequeña mentira. Tras un leve carraspeo, se dirige hacía Nicole mientras Tsuki hace lo planeado.) No viene nadie, ¿no? Pues vamos, Nick.

Nicole: (Con voz pasiva.) A la orden, jefe.

(Poniendo su piruleta de nuevo en su boca, la chica comenzó a caminar tras el peli-azul, cruzando la puerta que Tsuki les había abierto.)

Tsuki: No se ve muy bien pero… A-al menos hay una pequeña ventana… Si solo fuera de día...

Nicole: Eso es todo lo que necesitamos, pero… ¿Qué se supone que es este lugar? Ugh… Huele a podrido. Heh, me da que alguien no se ha duchado por meses. (Dijo esbozando una leve risa mientras señalaba el lugar con su pulgar.)

Josh: Pues tápate la nariz y entra, hay que encontrar a las chicas.

Nicole: ¡Pero si no se ve una mierda! ¿Qué quieres, que palpe con mis preciosas manitas? (Molesta, comenzó a pasar sus manos por la cara de Josh.)

Josh: ¡Qué haces, bicho! ¡Para! Tsuki: ¡Y-ya basta! Uh… Dad marcha atrás, aquí no hay mucho más que sangre y vómito secos, además de mechones de pelo y piel arrancada… Se me va a revolver el estómago…

Josh: ¿Pero tienes estómago?

Tsuki: ¡Q-que si! Busquemos en otra parte…

(Poniéndose delante de Josh y Nicole, la pequeña sombra continuó moviéndose, buscando otra sala para inspeccionar. El plano cambia y se ve a Daniel, ya con su forma original, reducido por unos guardias mientras Akarui le pisa la cabeza.)

Akarui: ¿Quién coño eres y qué haces en la mansión? Y no digas que rondabas por aquí, porque entonces no te habrías hecho pasar por uno de mis guardias.

Daniel: ¡E-es verdad que sólo daba un paseo…! Y-y me disfracé de uno de sus guardias porque…! P-porque es el toque de queda, y tenía miedo de los castigos de la Führer… Señor…

Akarui: Ugh, otro marica. (Levantando su pie de la cabeza de Daniel, comenzó a caminar, alejándose de la mansión.) Haced lo que os dé la gana con el niño, no quiero que mi princesa se altere por este pequeño incidente, ya tuvo bastante con lo ocurrido hace una semana.

Daniel: (Mientras los guardias ataban las extremidades de Daniel con cuerdas, este sólo podía pensar en su final.) Para que dije de ayudarles… No sirvo para nada, soy sólo un estúpido…

(Las cuerdas que sujetaban a Daniel, fueron atadas a las patas traseras de dos caballos, que pretendían ir en direcciones opuestas, preparados para desmembrar al joven pelirrojo.)

Daniel: Yo… (Una imagen de Karen apareció en su memoria cuando este cerró los ojos con fuerza.) Ni siquiera podría salvarte si llegas a estar en peligro… Soy demasiado débil.

???: ¡Si te dejas vencer así de fácil, claro que lo eres!

Guardias & Daniel: ¿Eh?

(Unas grandes aves, se dirigen a bocajarro contra los guardias, los cuales al no poder huir, mueren a causa de los picotazos de estas en sus cuerpos.)

???: Que asco… (Suspira levemente, mostrándose rabia en su suspiro.) ¿Estás bien, Daniel?

Daniel: ¡Akane! Pero… ¿Tú no…?

Akane: Tardábais mucho… (Nada más acercarse al chico, comienza a romper las cuerdas con una pequeña navaja de bolsillo.) Y menos mal que decidí venir, casi te matan.

Daniel: Ya… (Sobándose las muñecas, las cuales tenía doloridas.)

Akane: Sigo sin entender por qué decidieron venir, son miles de chicas las que matan cada mes en estos lugares, ¿por qué salvar a unas pocas? Podríamos haberte perdido. (Mordió su labio con rabia) A todo esto, ¿dónde están los demás? ¿Por qué te han dejado solo?

Daniel: Bueno… Nicole me dijo que disfrazado como un guardia no tendría problemas para pasar desapercibido, pero al parecer, tenían la forma de averiguar esas cosas.

Akane: Ugh, Nicole y sus ideas de tonta, bien… Me quedaré aquí contigo por si hay algún problema más, pero en cuanto salgan los demás, nos volvemos de cabeza al templo.

(La escena cambia para poder ver de nuevo a Josh, Tsuki y Nicole, bajando por unas escaleras que parecen llevar a un sótano.)

Nicole: Parece que este lugar es el último, así que si no están aquí…

Tsuki: ¡Ni pensarlo!

(Unas figuras se muestran delante de ellos, parecían haber reaccionado al grito de Tsuki.)

Josh: Bien hecho, Tsuki…

Tsuki: A-ah… ¡L-lo siento!

(Al acercarse más a la cámara, se puede divisar que aquellas figuras eran las de Noriko, Lucas, Sanae, Ayaka, Yuna, Saori y Karen.)

Sanae: ¡Ah, Nicocchi~! (La chica, sin pensarlo, ya se había lanzado a abrazar a su nueva amiga, aunque esta parecía ignorarla.)

Lucas: Llegamos a ser de Kurai y acababais muertos. (Dice riendo en forma de burla.)

Nicole: ¿Eh? Pues parece que hemos acabado todos en el mismo sitio.

Ayaka: ¡Sip! Mi hermana y Sanae descubrieron un pasadizo que nos trajo aquí. ¡Este sitio está lleno de ellos! No sé ni cómo saldremos…

Noriko: (Soltó una pequeña risa.) Ya resolveremos ese problema cuando se presente, ahora a lo que íbamos.

(Tras un largo tiempo en el que los chicos continuaban caminando por las mazmorras de la mansión sin decir ni palabra, Nicole fue la primera en hablar.)

Nicole: (Caminando y girando la cabeza hacia la derecha y hacia la izquierda.) En estas mazmorras no hay nadie, aparte de esqueletos. Creo que no es por aquí.

Noriko: Ten paciencia, Nikki. El pasillo es muy largo y al otro lado no había nada.

Karen: Chicos, mirad. (Señala a una puerta que hay al fondo del pasillo). Esa celda no tiene barrotes, al contrario del resto.

Tsuki: ¡Puede que ahí estén mis amigas!

Lucas: Vamos a ver… (Se acerca a la puerta y toca en ella.)

(La escena cambia a las cinco chicas mostradas al inicio del episodio, encerradas en su celda y escuchando los toques de la puerta.)

Isabella: ¡E-eh! ¿Qué es eso?

Tsuki: (Desde el otro lado de la puerta.) Esa voz… ¡Isabella! ¡Soy yo, Isa! ¿Puedes oírme?

Crystal: No puede ser… ¡Aika!

Isabella: ¡Sabía que vendrías a rescatarnos!

Tsuki (Aika): Bueno, no he venido sola… No he podido hacer nada sin el grupo de amigos que me acompañan…

Josh: (En sus pensamientos.) ¿Aika?

Saori: ¡Pero todavía no cantemos victoria tan pronto! ¿Hay más chicas ahí?

Isabella: Sí… somos tres más. En total somos cinco.

Saori: ¡Bien chicas, vamos a sacaros de ahí! Esta puerta no está muy currada respecto a la seguridad, la puedo derretir fácilmente. Sólo esperad un poco…

(Saori posa sus manos en la puerta y poco a poco va calentando el metal de la puerta hasta que en ella se genera un agujero lo suficientemente grande como para que cualquiera pudiese entrar.)

Saori: (Suspira, está sudorosa.) Generar tanto calor me cansa un poco… Bueno, ya podemos entrar y desencadenaros.

Aika: ¡Cristy! ¡Isa! (La sombra de Josh rápidamente se materializa para mostrar a una chica bajita, de pelo castaño claro y corto; y se dirige rápidamente a dentro de la celda para abrazar a Crystal y a Isabella. Josh mira muy sorprendido a la chica que ha salido de su sombra.)

Aika: ¡Os he echado muchísimo de menos! ¡Siento haber tardado tanto!

Isabella: Lo importante es que has llegado a tiempo. Muchísimas gracias, Aika, sabíamos que nos rescatarías tarde o temprano.

Crystal: ¡Sí! Pero…Necesitamos desencadenarnos.

Noriko: (Se acerca a las chicas, con el cuarzo que usó anteriormente pero más fino.) Para Saori ha sido algo agotador derretir la puerta, así que es mejor que nos encarguemos de las cadenas con esto. (Busca la cerradura de las cadenas para abrirlas forzosamente con su cuarzo. Al desencadenarlas, estas abrazan a Aika.)

(Se puede ver que las otras tres chicas también están liberadas, todas con un compañero para que las ayude a levantarlas.)

Yuna: ¿Hay alguna que haya sido herida de gravedad?

Sara: No, estamos todas perfectamente. (Se levanta con dificultad, ayudada por Ayaka.)

Ayaka: ¡No seas borde! Además, no eres la más adecuada para decir eso… te ha costado levantarte y eres la que más rasguños tiene. ¡Venga, no te hagas la dura, Yuna te curará y te sentirás mejor!

Sara: Ugh…

Yuna: No se preocupe, señorita, puede confiar en mí. (Sara se dirige con resignación y se sienta de rodillas junto a la joven sirvienta, la cual toca sus rasguños y poco a poco cicatriza sus heridas, aunque las más graves aún son notorias en su piel.) ¿Nota cómo se siente mejor? Ahora le será más fácil andar.

(Sara se levanta, con menos dificultad que la primera vez. Aún así, Ayaka le ofrece ayuda, sin embargo, Sara la rechaza.)

Sara: Ahora sí que no necesito tu ayuda.

Ayaka: ¡Joo, qué chica más borde! Encima que intento ayudarte…

Saori: (En la entrada de la celda.) Bueno chicos. No nos entretengamos demasiado, salgamos de aquí cuanto antes.

Isabella: Tienes razón, vámonos chicas. (Refiriéndose a sus compañeras.) Recuerdo que cuando nos trajeron aquí fue por medio de un pasadizo el cual está muy cerca. Podéis seguirme, si no recuerdo mal era por aquí...

(Todos salen corriendo de las celdas, aunque algunos iban algo más lento por las heridas que no había conseguido curar Yuna totalmente.)

(La escena cambia al exterior de la mansión. Los chicos salen de una puerta trasera de la mansión, en la cual observan nada más salir unos caballos atados a un árbol y los cadáveres de unos guardias en el suelo.)

Nicole: Ugh, qué asquito.

Sanae: (Asustada y a la vez asqueada.) A-ah… Algo malo ha tenido que pasar aquí… ¡Busquemos a Daniel y vayámonos rápido de aquí!

(Todos salen corriendo pero al poco rato Nicole crea sin aviso un campo de fuerza, para luego observar una explosión que se había generado no muy lejos de donde estaban.)

Nicole: Joder, ya está la Teniente dando por culo otra vez… Siempre con las putas bombas, al final se hace la capulla súper predecible.

Noriko: Un momento… (Observa de lejos y ve a la teniente Bakudan y a Akarui luchando contra dos personas.) Ahí hay dos personas junto a ella y al demonio guaperas. (Todos la miran y suspira.) Ah, ¿qué? Sólo digo la verdad.

Yuna: Un momento, esos parecen ser el señor Tyler y… ¿la señorita Nakamura? ¿Qué hace la señorita Nakamura aquí?

Josh: No es importante ahora eso, lo que importa es que están en un grave aprieto. Sé que queríamos pasar lo más desapercibidos posible, pero… No queda otra opción. Vosotras. (A las chicas liberadas.) En cuanto Nicole desactive el campo de fuerza, iréis conmigo rápidamente hacia los muros. Yo absorberé la electricidad y vosotras huiréis. El resto de nosotros tenemos que ser rápidos: en cuanto nos reunamos con Daniel y Akane, los distraemos y nos vamos, ¿entendido? Bueno, no perdamos más tiempo, vamos ya.

(Nicole desactiva el campo de fuerza y rápidamente Josh va con las chicas hacia los muros. El resto van a correr, pero Nicole los detiene.)

Nicole: Esperad, tengo un plan. Venid un segundo.

(La escena cambia a la lucha que tienen Bakudan, Akarui, Akane y Daniel. Tanto Daniel como Akane se ven cansados, llevaban mucho rato esquivando los golpes de sus dos contrincantes.)

Bakudan: Esta vez no os escaparéis. Me tenéis ya harta con vuestra puta suerte, siempre escapando de nosotros. (Les apunta con una pistola.) Vamos, entregaros ya y no perdamos más tiempo. (Con una sonrisa en su rostro, comienza a disparar.)

Akane: ¡Lo único que hacemos es buscar nuestra supervivencia en vuestro corrupto gobierno! ¿Es que ni eso podemos hacer? (Una de las balas, lanzadas por la teniente alcanza a Akane en el hombro, lo que la hace gritar de dolor.)

Daniel: ¡Akane! (El chico intenta socorrer a su amiga, pero una llama de fuego se va extendiendo por su pierna mientras lo intenta.)

Akarui: Si hubiera sabido que eras uno de esos niños que le hacía la vida imposible a mi princesa, te habría degollado ahí mismo.

Bakudan: Cállate, gusano.

Akarui: Tsk… (Su enfado hace avivar las llamas que quemaban a Daniel, haciendo que el chico cayera al suelo gritando.)

(Las risas de Akarui se podían escuchar a lo largo de todo el campo de batalla, incluso más allá, llegando a oídos del grupo que había liberado a las chicas de la mansión, los cuales se acercaban al lugar de donde venían los gritos.)

Karen: Ese es… ¡Daniel, Akane! (La joven de cabellos blancos, se adelantó a los demás, alterada por los gritos que escuchaba los cuales provenían de los chicos y de sus atacantes.)

Nicole: ¡Nee-chan espera, ¿a dónde vas?!

Karen: ¡No pienso dejar que le hagan daño a Akane, y menos a Daniel!

(El grupo siguió a la mayor, dejando algo atrás a Lucas y Noriko, los cuales cargaban a sus espaldas con las heridas Crystal e Isabella.)

Noriko: Chicas, ¿estáis seguras de que queréis ir con nosotros? No estáis en condiciones para ahora entrar en una batalla en la que puede pasar cualquier cosa.

Crystal: ¡Eso nos da igual ahora, queremos ayudaros y volver a ver a nuestra amiga!

Lucas: Está bien, pero por favor intentemos ir más rápido, los demás se nos han adelantado, ¡vamos!

(Los cuatro corren como pueden hasta llegar a donde están los demás. Sus compañeros estaban delante de la Teniente y de Akarui, delante de Akane y Daniel, el cual estaba empapado ya que Sanae intentó apagar sus llamas con agua. Josh también estaba allí, pues ya había terminado de liberar a las chicas.)

Noriko y Lucas: ¡Chicos, Daniel, Akane! ¿Estáis bien?

Unene: (Suspira molesta.) Y más niñatos… os creéis los putos amos por haber escapado de mí dos veces, pero esta vez la cosa va a ser distinta.

Akarui: (Se percata de la llegada de los otros cuatro, y observa a Isabella y Crystal.) ¡Aww, también se creen los héroes, intentado rescatar a mis pequeñas esclavas! Qué penita que no vayan a conseguir nada...

Karen: ¡Y-ya estoy harta de vosotros, dejadnos vivir en paz de una vez! (Acompañado por su grito de furia, un rayo de luz sale del pecho de Karen, cegando a todos los presentes.)

Nicole: ¡C-chicos, tened cuidado! (Tras conseguir acercarse a los dos jóvenes que yacían heridos en el suelo, la chica creó un campo de color rojizo a su alrededor, como forma de protegerse del rayo que su hermana había emanado.)

Bakudan: ¡Maldita sea, Haku haz algo ahora mismo! (La mujer intentaba tapar su ojo tratando que la luz no le molestara tanto, haciendo imposible que pudiera hacer algo más que eso.)

Akarui: ¡Lo intento mi diosa, pero mis ojos…! ¡MIS OJOS, AHHHH!

Karen: (Agotada, se acercó a los demás y comenzó a correr.) ¡Ahora, vámonos!

Bakudan: Ya sabía yo que no servías para mucho más que quejarte… Heh, la Führer no va a estar contenta, pretendo informarla. (Riendo por los fallos cometidos por su compañero, la mujer se dejó llevar por su robot, el cual estaba situado al lado de ella, lejos del lugar.)

Akarui: ¡E-espera…! ¡UNENEEEEEE! ¡Mi princesita! (Intenta alcanzarla, pero no lo consigue. Su expresión cambia a una más seria.) Ugh, menuda mierda. Ahora la Führer me va a matar y tengo que contratar nuevos guardias y reparar la puta mansión. (Entra a la mansión, todavía quejándose.)

(Tras la huída, los chicos, exceptuando a Josh, llegan al templo sin mayor problema, donde por fin, dejan sus rostros descubiertos. Karen y Daniel entran al templo, pues las heridas del segundo, son bastante graves. Yuna va tras ellos para curar al chico.)

Isabella: De verdad, no sé cómo agradeceros que nos salvarais…

Crystal: Supongo que no estuvo mal… (Dijo la pequeña rubia, algo avergonzada.) Gracias.

Ayaka: ¡No ha sido nada! (Dijo la chica con una gran sonrisa en su rostro.) Es grandioso haber podido ayudar a gente como vosotras. ¡He sentido incluso que sirvo para algo más que para esconderme del gobierno!

Wakinoshita: (Se asoma asustado por encima del hombro de Ayaka.)

Ayaka: Ya está todo bien, mi ranita…

Wakinoshita: ¡Bien!

Noriko: (No puede evitar sonreír al ver la tierna escena.) ¿A dónde iréis ahora? Si no tenéis un sitio, quizá… Podríais quedaros. (Mira a Akane interrogante.)

Akane: Uh… (Mira al suelo mientras tapa la herida de su brazo, su voz se nota seria, a la par que molesta.) ¡B-bien, vale! Ya que más da… ¡Pero habrá que racionar mejor la comida, no puedo estar siempre trayéndola para vosotros!

Aika: No importa. (Mira un segundo a sus amigas, las cuales asienten con nerviosismo.) Nosotras… Estaremos bien solas, no queremos molestar mucho. Pero gracias por vuestra ofrenda.

Josh: (El chico que por fin había llegado al templo, puso su mano en el hombro de la pequeña castaña.) No, vosotras os quedáis. Sobre todo, tú.

Aika: ¿Qué?

Josh: (Retirando su capucha, para dejar ver su serio rostro.) Que tú te quedas, Aika.

Aika: ¿...Josh?

[ENDING]

PersonajesEditar

MayoresEditar

MenoresEditar

MencionadosEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.